Un lugar en la Historiografía paraguaya

Hermes Ramos Dávalos

Artículo publicado el 16 de noviembre de 2014 en el diario ABC Color, Paraguay.

Cuando en marzo de 1870 el Paraguay se desdoblaba rechazando su exterminio y encarando su reconstrucción, el pequeño José cumplía 7 años. Doce años después integraba la primera promoción de egresados del Colegio Nacional de la Capital, con jóvenes promesas como Cecilio Báez y José de la Cruz Ayala. Así iniciaba su trayecto académico quien luego de ocupar varias funciones públicas, fue designado ministro plenipotenciario en representación de nuestro país por la recientemente creada legación paraguaya ante Austria-Hungría, Alemania, Italia, Países Bajos y Suiza.

En “José Irala. Política y diplomacia paraguaya a inicios del siglo XX”, Luis María Duarte centra la mirada en un periodo poco examinado en la historiografía paraguaya, justo antes de la revolución de 1904, relatando que el Ministerio de Relaciones Exteriores fijaba sus bases institucionales con una Ley de Organización del Servicio Diplomático en el Exterior desde agosto del año 1903. En ese entonces el Paraguay se hallaba representado oficialmente en diecisiete países de Sudamérica, Norteamérica y Europa y se proponía una nueva proyección Paraguay ante los Estados de Europa Central.

La ciencia, como sistema selectivo de orientaciones cognitivas para interpretar la realidad, al decir de Talcott Parsons, encuentra en la Historia una fuente legítima para las necesarias miradas de reconocimiento que toda sociedad necesita. En este sentido, a partir de la investigación histórica en torno a la figura de Irala, se narra el contexto de la política y diplomacia paraguayas heredadas de la postguerra del 70, con suficiente ejercicio crítico para replantear cuestiones en nuestra actualidad.

Cada capítulo del libro se ocupa de diferentes cuestiones, pero en consonancia con la estructura fijada por el autor, resaltando finalmente el protagonista y sus acciones, las instituciones por las que pasó, las relaciones político partidarias, los medios de prensa de la época, entre otras. Al respecto, merece especial atención el capítulo III, que a partir de documentos oficiales, constituye el primer trazado ordenado sobre el desarrollo de las relaciones diplomáticas entre el Paraguay y distintos países de Europa.

Por otro lado, en el libro son fácilmente apreciable los destellos del novecentismo paraguayo. Considerando que Irala pertenece a la generación anterior, debe reconocerse los pasos silenciosos de este actor en aquel fenómeno, habiendo sido docente del Colegio Nacional y la Universidad Nacional de Asunción y siendo hoy rescatado del anonimato.

Este mojón, que Luís María clavó antes de partir, es una referencia elocuente de la visión política que le nutría. La relevancia del aporte de este autor fija un momento especial para la historiografía nacional, pues desde ahora cuenta con una herramienta más para examinar nuestras instituciones hoy. Desde la originalidad de esta investigación, resalta un encuadre con dos visiones sobre la política exterior paraguaya: la conservadora o reactiva y la progresista o proyectista. Son éstas las ideas signadas por los nombres de José y Luis, quienes venciendo al tiempo y la distancia, hoy constituyen una orientación cargada de optimismo para el desarrollo de nuestra sociedad.

Asunción, 30 de octubre de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s